Salsa de pimientos

Salsa de pimientos

La mejor opción para reemplazar la salsa de tomate o tomate frito.

 

2000 gr
pimientos rojos
2
cebollas grandes
20 gr
aceite de oliva virgen extra
pimienta
sal del himalaya
  1. Precalentar el horno a 205 °C y rocía una bandeja de horno con aerosol antiadherente para cocina.

  2. Coloca los pimientos sobre una tabla de cortar y sus partes superiores con un cuchillo de cocina. Corta los pimientos por la mitad. Quítales las semillas y la pulpa blanca interior con tus dedos.? Deshecha el material en tu pila de compost o en el cubo de basura. Coloca los pimientos mirando hacia abajo en la bandeja para horno para que la piel quede expuesta. Rocía los pimientos con los 20 gr de aceite de oliva.? Espolvoréalos con sal y pimienta.? Asa los pimientos durante 15 minutos en el horno, volteándolos una vez con pinzas para garantizar una cocción pareja. Saca los pimientos del horno y colócalos en una bolsa de papel. Cierra la bolsa y deja que los pimientos se enfríen, durante 15 minutos.? Abre la bolsa de papel y arroja los pimientos sobre una tabla de cortar. Usando tus dedos, quítales la piel del exterior y descártala. Reservar

  3. Ponemos la cebolla y los 20 gr de aceite en el vaso. Trocear 3 seg/ vel 5.  Sofreímos 7 min/ 120º / vel 1.

  4. Incorporar la sal y los pimientos asados en el vaso. Programar 6 min/100º/vel 1.

  5. Vierta inmediatamente la salsa en tarros lavados con agua caliente y ciérrelos en el acto.  Ponga los tarros con la tapa hacia bajo y déjelos así 10 minutos antes de darles la vuelta y dejarlos enfriar.  Sirva la salsa o guarde los tarros en un lugar fresco y seco.

Comentarios