Mi experiencia

Antes de nada me gustaría dejar claro que no soy doctora, ni nutricionista, ni dietista...

No es una dieta milagro, es una alimentación sana, equilibrada y sobretodo para cuidar nuestra salud, que es lo primero.

En esta alimentación y en general, para una alimentación lógica y saludable, debemos comer 5 veces al día y esperar 3 horas entre cada comida.

Me llamo Silvana y en un momento de mi vida sentí la necesidad de cambiar de hábitos de alimentación, perder peso y cuidar más mi salud. Y pienso que si de verdad queremos adelgazar y cuidarnos más, debemos seguir una “dieta que realmente nos motive, que no nos sumerja en una continua ansiedad, que es justamente lo que me pasaba a mi cuando comenzaba alguna dieta, la misma que la acababa dejando por falta de voluntad y mucha ansiedad por comerme hasta un elefante.

Si yo soy feliz comiendo, porque tenia que convertirme en una amargada para adelgazar?

Un día escuche a una enfermera que le decía a su marido, que quería perder peso: “la mejor manera de perder peso es no mezclar los alimentos”, ahí justo ahí es cuando mi espíritu investigador decidió aprender más al respecto. Y encontré la “dieta disociada”.

Hay varios estilos de hacer la dieta disociada, per muchos quedaron descartados porque no los encontraba para nada saludables, hasta que encontré la buena “alimentación disociada” que habla de que combinar adecuadamente los alimentos es tan importante como seguir una dieta sana y libre de sustancias toxicas.

Yo de toda la vida ya he sido defensora de la alimentación ecológica y hecha en casa.

“Los conservantes nos matan antes de tiempo pero nos mantienen más años en la tumba. Se necesita ciento cuarenta y tres medicamentos para engordar un pollo. De ellos, cuarenta y dos causan cáncer, veinte malformaciones y dos la muerte.”
(Suzanne Powell)

Los primeros días de comenzar con este estilo de alimentación, perdí volumen, no tenia las digestiones tan pesadas y lo mejor, comencé a perder peso. Me uní a un grupo de Facebook buscando ayuda para las combinaciones de la tabla porque a veces me era difícil, perdí la motivación y acabe dejándola.

Al dejar la alimentación disociada, comprobé que volvía a tener pesadez estomacal, me sentía hinchada y mis famosos dolores de cabeza “MIGRAÑA” aparecían de nuevo.

Segura de que esta alimentación disociada me proporcionaba lo que necesitaba, y convencida por mi pareja, que decidió él también cambiar su estilo de alimentación para hacerme el trabajo más fácil, decidí volver y con más fuerza.

Me siento obligada a transmitir mi experiencia, porque a mi y a mi amado nos ha cambiado la vida. Jordi a mejorado sus niveles de colesterol y PSA. Su médico se quedó sorprendido, porque nunca había visto en él un analítica tan buena. Con anterioridad empezaban a hablar de tomar medicamento para controlar el tema del colesterol. pues ya no hace falta seguir hablando del tema, con esta alimentación lo tiene totalmente controlado. Yo me siento mucho más feliz, no tengo ansiedad, he perdido peso y para nada me hincho.

Lo bueno de seguir esta alimentación es que no tienes que medir las cantidades de comida, puedes comer cuanto quieras siempre que esté bien disociado, y que hay días que puedes hacer una excepción, hay días en que, por ejemplo, toca pizza en familia… “A DISFRUTAR”. Es importante tomarte una noche libre para disfrutar o como la llamo yo una noche “off”

Por salud, por bienestar y por belleza os motivo a seguir este estilo de alimentación que es muy sano y equilibrado.